Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro


Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro. Feliz lectura Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Pocket Guide.
Servicios Personalizados

Hacer de lo propio la afirmación de una voluntad universal. Se preguntó la generación de pensadores que tomó el relevo a mediados de siglo. Agonística del poder que lleva a los pensadores de esta América a desenterrar las viejas banderas de la emancipación. Por nombrar un filósofo que salió al paso frontalmente a los criterios de asimilación como fundamento de una filosofía, podemos citar a Augusto Salazar Bondy, quién a fines de los años sesenta sostiene una acalorada discusión con el pensador mexicano. El punto central de su argumentación, afirma que en la América Latina a primado la copia y el remedo, la asimilación sería sino el refugio de un pensamiento que se sabe cautivo, tal vez una conducta residual de la antigua costumbre colonial de aclimatar el espíritu europeo a un paisaje un tanto díscolo.

No sólo primacía de lo ajeno, sino también, dependencia y vasallaje. La respuesta a la pregunta acerca de una filosofía auténticamente latinoamericana, para este tipo de pensamiento, no termina con una afirmación, sino con una negativa que se convierte en el enunciado de un proyecto; el relato emancipatorio de la unidad latinoamericana frente a la dominación extranjera.

La teoría de la dependencia se presenta desde su comienzo como una forma eficaz de dar respuesta a la posibilidad misma de ser latinoamericanos, situando su plataforma comunicacional en el corazón de lo político, a partir de una categorización de lo económico y lo social. De esta forma, se asume como una realidad natural, que la base de la teoría de la dependencia sean los postulados sobre el imperialismo que Lenin y Trotsky habían formulado a principios del siglo.

Democracia | Naciones Unidas

Pensadores que al tratar de dar cuenta de la realidad se encontraron con que los moldes existentes no tenían una aplicación clara ni menos un resultado convincente, por lo cual, lentamente comenzaron a formular una serie de críticas que los pondría en la pista de una nueva teoría. Lo que encuentran por el camino es la necesidad de situar tales categorías específicas al interior de un sistema global de interpretación que se adecue a la realidad latinoamericana. Cardoso señala tres vertientes que aportan al surgimiento de la noción de dependencia:.

Con lo cual se enuncia un rasgo fundamental de la misma teoría, esto es, que no constituyó un sólido bloque homogéneo y sin fisuras, ni polémicas al interior. Alberdi, Juan bautista. Tomado de la antología Pensamiento positivista latinoamericano.


  • En la Profundidad lacustre de tus ojos.
  • MÁS DE ESTE AUTOR?
  • Services on Demand.
  • Navigation.
  • Escribo creando mí día a día (Serie de Relatos nº 3).
  • Democracia.
  • Entre Letras y Sueños.

Bello, Andrés. Investigaciones sobre la influencia de la conquista y del sistema colonial de los españoles en Chile. Buenos Aires.

Bolívar, Simón. Carta de Jamaica. Biblioteca Ayacucho. Cardoso, Fernando Henrique. Notas sobre el estado actual de los estudios sobre dependencia. Frank, André Gunder. Feudalismo no: capitalismo. Oveja Negra. Korn, Alejandro Filosofía Argentina. En obras completas. Conflictos y armonías de la razas en América. Zea, Leopoldo. Siglo XXI. Cabe señalar que las afirmaciones a favor de la naturaleza humana de los indígenas, no fue un proceso simple, y aquello que hoy nos parece obvio, en su tiempo involucró un esfuerzo reflexivo enorme.

Simón Bolivar.

Kingston 6 de septiembre de Domingo Fautino Sarmiento. Buenos aires. Opus cit. Domingo Faustino Sarmiento. Conflictos y armonías de las razas en América. Magister en filosofía. Y eso pasa, también, por disputar Europa. Deficiencias del sistema de asilo español. Y no solo porque el primer derecho vulnerado es el derecho a migrar, y a hacerlo de forma segura; también porque quienes arriesgan su vida para llegar a Europa no tienen nada que perder, salvo la certeza casi absoluta de la muerte en sus países de origen.

Teniendo en cuenta la inexcusable falta de voluntad política para evitar o acabar con los conflictos que generan la salida masiva de personas desde su lugar su origen, nos enfrentamos a un doble reto: cómo regular la entrada de personas a Europa, y cómo atenderlas una vez aquí. La revisión del sistema de asilo español es urgente.

Si su objetivo es amparar a quienes asiste la Protección Internacional, de modo que accedan con la mayor normalidad posible a una nueva vida, el fracaso es evidente. El primer contacto con España se produce muchas veces en la frontera de Melilla, desde donde se traslada al CETI a los migrantes. La mayoría llegan extenuados y arruinados, tras verse obligados a pagar a los traficantes de personas para atravesar unas fronteras que se cierran a cal y canto.

Del Centro solo se puede salir cuando se aparece en una lista publicada semanalmente. La frustración que implica encontrarse atrapados ya en suelo europeo tras recorrer miles de kilómetros provoca la desesperación de estas personas. Los criterios para confeccionar la lista son un misterio, y parecen cambiar aleatoriamente, de modo que hay quienes llegan a permanecer en este centro ocho meses, como es el caso de los 18 refugiados que iniciaron una huelga de hambre en las pasadas semanas, con el fin de que se les concediera el permiso para salir de Melilla.

Allí se ofrece a las personas refugiadas manutención, alojamiento, clases de español y apoyo psicológico. En los CAR puede permanecerse hasta seis meses. El plazo coincide también con la concesión del permiso de trabajo. Medio año durante el cual se come, se duerme, se reciben un par de clases de español a la semana y alguna consulta con un psicólogo, que casi nunca domina el idioma de su paciente; compartiendo espacio con desconocidos, siguiendo unos horarios impuestos por las lógicas necesidades organizativas del centro, que no puede abandonarse ni siquiera unos días salvo permiso expreso; en caso contrario, supondría la pérdida del derecho al acceso al sistema de asilo durante al menos seis meses.

Lo mismo sucede cuando se infringe alguna de las normas del centro. La sensación de infantilización es una queja habitual entre muchas de las personas que han pasado por un CAR , y se ve reforzada por la falta de información. Las condiciones internas dependen mucho del centro. Es una cuestión, de nuevo, subordinada al azar. Una vez fuera del CAR, nuestro sistema de asilo cuenta con una segunda fase, en la que se tiene derecho a una pequeña ayuda para la manutención. Cuando éstas se agotan, los solicitantes de asilo deben afrontar por su cuenta todas las dificultades que se derivan de establecerse definitivamente en un país extranjero.

Así, existen casos en los que varias familias conviven en un piso, ante la imposibilidad de hacerlo por separado.


  • Cómo Negociar con Gente Difícil: El Modelo Ury de Harvard?
  • Casos practicos pra el Grado en Derecho.
  • ¿CÓMO DEBERÍA ENTENDER OCCIDENTE EL NUEVO ORDEN MUNDIAL?!
  • Services on Demand.
  • ¿Qué debe hacer la UE sobre la inmigración?.
  • Revista de Administración Sanitaria Siglo XXI;
  • Modernidad: comprender nuestro presente.

No existen facilidades específicas para, por ejemplo, continuar unos estudios que se truncaron al abandonar el país de origen. La sensación de haber fracasado es absoluta. Una vez en España, se suele reingresar en el sistema de asilo, lo que muchas de las personas afectadas ven como un retroceso.

Navegación

Por si todo ello fuera poco, saltan cada día noticias de cómo son tratados en Europa quienes deberían estar protegidos: medidas como la confiscación de bienes, el señalamiento, o plantearse modificar el salario mínimo en el caso de contratación de personas refugiadas representan no solo una vulneración de sus derechos; son una amenaza para todas. Ante una situación nueva, al menos por su envergadura, se hace imprescindible dotarse de nuevas soluciones, sin mermar los ya escasos recursos destinados a atender a quienes, independientemente del lugar donde hayan nacido, lo necesitaban hasta ahora.

Llamemos a las cosas por su nombre. No sólo en la crisis económica de la que no acabamos de recuperarnos, sino en la crisis política, con un repunte de los partidos xenófobos y excluyentes. Creo que es hora de rebatir los discursos xenófobos y excluyentes. Es la justificación de las justificaciones, la de que no podemos asistir a esas poblaciones en su derecho internacional de refugio y asilo dada la mermada capacidad económica de nuestros países.


  • 12 habitos para adelgazar con salud emocional (Los 12 habitos nº 1).
  • Freud y la literatura;
  • De vientos cambiantes?
  • Navigation.
  • El sudor de las horas (Poesía).
  • El ABC del Derecho de la Unión Europea.
  • Atrapando la esencia.

Turquía 1,6 millones 2. Líbano 1,15 millones 4. Etiopía Jordania Kenia Chad Uganda China Así que es hora de que empecemos a llamar a las cosas por su nombre y a actuar frente a esos discursos. En todo caso, deberíamos hablar en estas materias de las políticas, en plural, de la Unión y de sus Estados miembro, ya que en las mismas éstos son especialmente refractarios a la hora de hacer concesiones de soberanía nacional. El Convenio Europeo de los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra, la Convención de la Prevención de la Tortura o el Derecho Internacional del Mar, por ejemplo, instrumentos internacionales ratificados por todos los Estados de la UE, excluyen expresamente comportamientos que desgraciadamente se han convertido habituales en nuestras fronteras exteriores.

Por supuesto que muchas consideraciones merecerían las políticas de externalización de fronteras europeas en países de una dudosa trayectoria en materia de derechos fundamentales o la inaceptable cooperación al desarrollo condicionada al control de los flujos migratorios. Una respuesta humana, un trato digno. La vieja Europa parece haber olvidado lo devastadora que es una guerra y por qué quienes la sufren se ven en la obligación de migrar para salvar sus vidas y las de sus familias. Por una parte, valorar esta situación como una oportunidad y no como una amenaza a nuestro bienestar.

Por otro lado, Europa debería dar ejemplo y poner sobre la mesa aquellos valores sobre los que fue fundada.

Ciencias Sociales: Saberes Coloniales y Eurocéntricos

En definitiva, a plicar y respetar el Derecho Internacional Humanitario. Normativa ratificada por los países miembros de la Unión Europea. Acerca de la política migratoria de la Unión Europea. Ese tratamiento prioriza un enfoque de la migración securitario, policiaco y sancionador en lugar de uno protector de los derechos humanos, puesto que elegir el lugar del mundo donde se quiere residir es un derecho fundamental que los Estados no deberían perseguir. Porque no puede abordarse la migración sin considerar las viejas relaciones coloniales extractivas y depredadoras tanto de recursos naturales como de personas entre los países del Norte y el Sur.

Por eso proponemos un cambio en la perspectiva, analizando la cuestión migratoria no desde los intereses europeos, sino desde las condiciones de existencia del Sur. Porque no habría países receptores de mano de obra sin países exportadores.

Revista de Administración Sanitaria Siglo XXI

Ello nos obliga a varias cosas. La primera, reivindicar, antes que el derecho a emigrar, el derecho a la inmovilidad, es decir, a seguir residiendo en sus comunidades originarias, sin necesidad de tener que abandonarlas para poder sobrevivir. La segunda, la necesidad de que Europa asuma la responsabilidad histórica y actual en este estado de cosas, contribuyendo a que ese derecho a la inmovilidad se convierta en una realidad.

Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro
Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro
Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro
Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro
Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro
Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro
Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro
Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro

Related Entender Europa: Fundamentos de Occidente, instituciones, y perspectivas de futuro



Copyright 2019 - All Right Reserved